fbpx

Bolsas, ojeras, líneas de expresión o arrugas. La falta de sueño se refleja en el contorno de ojos donde la piel es extremadamente fina. ¿Para evitarlo? Mañana y noche, aplicar sobre la piel limpia y desmaquillada un tratamiento específico para el contorno de ojos para favorecer la microcirculación, descongestionar o nutrir según las necesidades.

Los ojos son el espejo del alma y, por ello, es fundamental encontrar el contorno de ojos que aclare las ojeras, descongestione las bolsas, atenúe las líneas de expresión y las arrugas y reafirme la piel. Las buenas noticias es que existen fórmulas que contienen principios activos poderosos específicos para esa zona de la cara.

¿Qué buscar en un contorno de ojos?
La mejor filosofía para seguir es apostar por la prevención para ralentizar el envejecimiento de esta zona. De hecho, la piel del contorno de los ojos es muy delicada y suele ser la primera zona en mostrar signos de la edad. Esto se explica por la delgadez de la piel y las pocas glándulas sebáceas que existen en esta zona. Con la edad perdemos volumen y las líneas de expresión comienzan a marcarse más.

En primer lugar, es importante determinar las necesidades de cada piel y los resultados que queremos conseguir con un contorno de ojos: reafirmar o reducir la hinchazón en forma de bolsas, hidratar o corregir la hiperpigmentación. De cualquier manera, una buena fórmula es tan justa como necesaria.

“La piel de esta zona es muy delgada y está desprovista del soporte de grasa subcutánea, la piel alrededor de los ojos prácticamente no tiene glándulas sebáceas, lo que lo hace muy vulnerable a la sequedad y el descolgamiento. Si a eso le sumamos los frecuentes movimientos musculares que arrugan y tensionan la zona, inevitablemente aparecerán arrugas y líneas finas, así como enrojecimiento y ojeras debido a la densidad de la red de capilares”, nos cuenta la farmacéutica Belén Acero, titular de la Farmacia Avenida América y especialista en dermocosmética.

 

Consejos de la farmacéutica Belén Acero para cuidar el contorno de ojos

  • Incorpora retinol.“Por la noche, recomiendo un contorno de ojos que contenga retinoides para eliminar suavemente las células muertas o desechos, a la vez que se favorece al aumento de colágeno. Esto fortalecerá la piel para reafirmarla y tensarla, además de prevenir y atenuar las arrugas. Al exfoliar la zona con un retinol o un producto AHA destinado a esta zona tan sensible, aseguramos una mejor penetración de tratamientos posteriores. También multiplicamos la luminosidad de la zona para mejorar la mirada”, cuenta la farmacéutica Belén Acero.

 

  • Utiliza crema solar de amplio espectro para proteger el contorno de ojos. “Muchas veces se nos olvida proteger esa zona tan delicada. Durante el día, aplica una capa de protector solar para proteger la piel delicada de cualquier daño relacionado con los rayos ultravioleta o la contaminación. Busca un protector testado oftalmológicamente que evite que te piquen o lloren los ojos. Y no olvides usar gafas de sol para evitar entrecerrar los ojos innecesariamente. Esto puede provocar la formación de líneas y arrugas”, asegura la farmacéutica.

 

  • Elige principios activos adecuados. “Mis activos favoritos para el contorno de ojos, además del retinol, antes mencionado, son el ácido hialurónico por su efecto hidratante y repulpante; los antioxidantes, como la vitamina C o la vitamina E, para aportar luminosidad a la mirada, y proteger la zona de los radicales libres; los péptidos, como activos pro-aging; y la vitamina K para las ojeras vasculares y activos como la cafeína para las ojeras. Evita las fragancias sintéticas y los aceites esenciales aromáticos ya que pueden irritar la zona, inclusive los ojos”, puntualiza Belén Acero.

Consejos de la farmacéutica Belén Acero para cuidar el contorno de ojos

Es importante no frotar la zona de los ojos. Aplica la crema a toquecitos, a modo de tecleo, y desliza suavemente la fórmula por el hueso orbicular. Recuerda que una cantidad de producto excesiva es contraproducente ya que podríamos saturar la zona.

Lo ideal es poner una cantidad de, aproximadamente, el tamaño de un grano de arroz. Pondremos el contorno después de la limpieza y antes del sérum o la crema, de forma que protegeremos la zona de principios activos potencialmente irritantes.

 

Related Articles

Related