Esta excepcional pareja,  que pasea a mi lado mientras explican detalladamente cual es su día a día en Las Huertas de Ciudad Real, viven rodeados de belleza. Hace 10 años, Enrique y Laura decidieron aprovechar un terreno familiar, lo rehabilitaron, diseñaron un espacio de ocio y parcelas de cultivo divididas en terrenos de 60 metros cuadrados, en los que cualquier persona puede tener la gran oportunidad de crear su propio huerto, y surtirse de él durante todo el año por un precio más que razonable. 


Sin horarios, sin complicaciones, lejos queda la imagen poco idílica de trabajar en el campo. “Esto no es un labra abuelos”, asegura Laura, que no duda en afirmar lo gratificante que resulta para sus clientes ver crecer el fruto de sus cultivos y saborearlos directamente, sin procesos intermedios. “La filosofía es coger el producto y comérselo, sin lavar”.

Para eso es necesario no desanimarse y esperar mínimo seis meses, tiempo necesario para ver crecer las coles, acelgas, espinacas, fresas, plantas aromáticas, espárragos, patatas, de todo lo que se pueda sembrar en esta zona.

¡No tengo ni idea! 

pensareis la mayoría, pues tranquilos porque Laura y Enrique se encargan de darte, no un curso, sino un cursazo, el tiempo que haga falta para que consigas ser un auténtico hortelano. “Les enseñamos desde el principio  todo lo que tienen que hacer, y nos ocupamos de las plagas, se tratan de manera ecológica, pero cada persona hecha lo que quiere, no siempre puedes controlar. Por lo general a la gente le gusta coger sus productos naturales”.

La jornada comienza a las 5:00 de la mañana

Momento en el que Enrique se pone en marcha.“Todos los días hay cosas que hacer y estamos solo los dos, hay mucho trabajo: 300 árboles que están creciendo, regar, seguimiento…El clima condiciona y también hay meses nulos, como julio o agosto”, asegura Enrique, que no lamenta cuando afirma llevar dos años sin ir de vacaciones. 

Su hogar está en las Huertas de Ciudad Real, donde viven en familia junto con sus mascotas, violeto, el burro, y lorenza, la oveja, que los acompañan en su labor diaria, rodeados de naturaleza y aplicando una filosofía de vida saludable basada en la economía circular, que aún no está tan presente como les gustaría en la zona. “En Ciudad Real la salud en la mesa no está en auge”, afirma Laura.

Pero no son pocos los que deciden alquilar o apadrinar una parcela, las dos opciones que ofrecen en la Huertas:

¿De que tratan esta dos opciones?

Se puede alquilar mensualmente por un precio de 65 e al mes. El cliente trabaja su parcela. En ese precio están incluidos todos los servicios de ocio: caseta, punto de encuentro…

Otra opción es apadrinar, supone algo más de precio, la diferencia es que nosotros trabajamos la parcela, el cliente solo recoge el producto, pero no puede utilizar el área de ocio.

¿Es necesario atender la huerta a diario?

Damos las máximas facilidades, regamos para que el cliente no tenga que hacerlo a diario, de esa forma puede ir una vez a la semana o cada 10 días. 

¿Cual es el perfil de vuestros clientes?

En estos diez años,  mucha gente ha pasado por las Huertas y de todas las edades, de los 20 a los 83 años. A Algunos estresados y sedentarios les ha dado la vida y vienen cada día, ya no son solo clientes, son amigos. También es cierto que las mujeres son mayoría.

¿Hay límite de horarios?

Les atendemos a cualquier hora, no hay límite de horarios y no están aislados, cada uno tiene su llave y vienen cuando quieren, no se cierra ningun dia. 

¿Cual es la técnica de cultivo?

Hay muchas técnicas de cultivo, lo importante es que el producto se come en su momento óptimo de maduración.

¿Proyectos futuros?

Dejar una zona para semillas de plantas adventicias, me encanta la flora salvajes – dice Laura-. Y en el centro, un hotel para bichos, una casita con materiales reutilizados, maderas, piñas, ladrillos… Son bichos beneficiosos para las plantas al hacer la polinización.

Otros proyectos cómo horno para envasar productos, taller de restauración, aceites esenciales, romero, lavanda, todo lo que conlleva una granja agrícola. La idea es ir innovando, pero faltan manos.

Solo 700 metros separan Ciudad Real de Las Huertas, un lugar soñado del que cuesta marchar, dan ganas de pasar el día rodeada de hortalizas y frutos, en compañía de esta pareja que transmite ilusión y serenidad, imagen real de la felicidad. 

Podéis encontrar toda la información, en Redes sociales y en su página web: lashuertasdeciudadreal

@lashuertasde_ciudadreal

Facebook: Las Huertas De Ciudad Real