«Mancharse» o no la piel. Dilema que la gran mayoría parece haber solucionado declinándose por el si, a excepción de lasfrancesas, a las que yo me uno, que se revelan contra toda tendencia apostando por el «etre blank, es decir, no «manchar» su piel.

La idea la define perfectamente Maroussia Rebecq, la fundadora de la firma, algo macarra, Andrea Crews en una entrevista para The Guardian  “Mi piel es un lienzo en blanco. No haypiercings. No hay tatuajes. Cambio de ropa continuamente pero mi piel no pertenece a ninguna época. Es mucho más punk eso, ¿no?”.

La verdad es que no se trata de una moda pasajera ni reciente, tatuarse es un acto ancestral de hace miles de años, asociado a practicas religiosas, ritos. Puede ser una forma de expresar la personalidad a través de un elemento decorativo en la piel, o también una insignia de libertad femenina como recoge la escritora Margot Mifflin en su libro«Una historia Secreta de la mujer y el Tatuaje» en el que relaciona la historia del tatuaje unido a cambios y avances feministas.

En la actualidad, la principal razón es una cuestión de moda, de seguir tendencias para conseguir ser la más estilosa. El problema es que el acto de tatuarse ha derivado de algo exclusivo y distintivo a la masificación y homogeneidad.

Sea cual sea tu decisión, es importante que antes de tomarla tengas en cuenta algunos aspectos básicos a la hora de tatuarte.

  • Piensa que un tatuaje es muy difícil de eliminar, sobre todo los de color, el láser y cremas son lo más utilizado  para eliminarlo  en caso de arrepentimiento pero su coste es elevado y no garantiza un resultado óptimo.
  • Ponte en manos del mejor profesional que te asegure una buenísima higiene en el material que va a utilizar, ten en cuenta que este detalle puede ser el que te salve de la transmisión de enfermedades como el sida o la hepatitis.
  • Piensa en sitio y tamaño, algunas zonas son más fáciles de eliminar, y en caso de pensar en una futura maternidad, olvídate de hacerlo en pecho y vientre.
  • Si el tatuaje va a ser grande y colorido, debes estar decidida a cuidarlo a base de protección solar continua y seguramente un repaso de tinta cada cierto tiempo.
  • Asegúrate de que al acabar el trabajo, te faciliten un guía para evitar infecciones y mantener el tatuaje intacto.
  • Ten en cuenta la calidad de la tintas ya que se pueden contaminar por distintas causas.

La indecisión, que es el principal problema a la hora de decidirse a tatuarse, parece que puede tener solución. La empresa Ephemeral asegura que sus tatuajes desaparecen en un tiempo aproximado entre uno y dos años y evitan el doloroso trance del láser que hasta ahora era la única solución. Se trata de tintas biodegradables menos tóxicas y más fáciles de eliminar que las tradicionales. Lo bueno, la facilidad de utilizarlo ya que solo se requiere cambiar las cargar de tinta. Lo malo, como siempre, el precio. En todo caso habrá que esperar para verlo.