fbpx

Costura tranquila, bien hecha, artesanía, son los pilares sobre los que se apoya el trabajo de Antonio Rabadán, joven diseñador manchego que disfruta de la moda como forma de vida. 

Desde que recuerda, todo lo ha relacionado con la moda: familia, lecturas, películas, experiencias… “En mi época de colegio una profesora vio que me gustaba la moda y me ayudó en sus ratos libres enseñándome a bocetar. Ha sido mi vida y es mi vida, mucha gente puede pensar en hacerse millonaria y crear grandes marcas internacionales, yo me conformo con vivir de lo que me gusta humildemente, eso es un lujo”. 

Y lo ha conseguido, desde que Antonio abriera su primera tienda hace cuatro años, el devenir de los acontecimientos forzando a parar el ritmo se viró en oportunidad para dar un giro hacia otros conceptos de negocio. “El parón me vino muy bien para saber que quería y cómo quería hacerlo. En el confinamiento cosía diariamente y al volver a la tienda veía que el pulso de lo que quería hacer no era eso. Decidí volver como atelier de costura a medida. Ese diciembre preparé una pequeña colección, me llamaron de una agencia en Madrid,  showroom, publicación en medios…fue todo rodado”. 

La moda de novias e invitadas es su fuerte, pero este año ha producido su primera colección de pret a porter a petición de sus clientas, que cansadas de consumir sin sentido demandan esa moda lenta, bien confeccionada en España y a medida.

 

“NO SE TRATA DE HACER ALGO NUEVO, SINO DE HACERLO BIEN”

 

¿Qué detalles hacen reconocibles tus diseños?

Lo destacable son los lazos y botones y te lo dirán mis modistas si les preguntas. Intento ser muy femenino, estilo muy lady años 50, 60, siempre con un punto actual adaptado. Tejidos como el crepe de seda y según cada clienta la fantasía, los bordados, tules, plumeti, son mis fuertes.

¿Qué proceso es el que más disfrutas?

¡Todos!. Cada prueba de cada clienta, elegir los tejidos, estar con ellas en el proceso, disfruto de la costura, el corte, patronar… Lo que más me gustan son esos ratos de taller, intento dedicar a la costura un mínimo de horas a diario. Hay vestidos que hago enteros. La parte que menos disfruto es la parte administrativa, que es necesaria pero pesada.

¿En qué se fundamenta tu marca? 

Costura tranquila, bien hecha, artesanía, que el resultado sea perfecto. No sigo tendencias, el objetivo es que la clienta se sienta favorecida con un diseño totalmente personalizado. Me gustan los volúmenes pero no todas las personas lo admiten, tienen que ser ellas mismas.

¿Qué te inspira?

Me inspira la propia clienta y diseñadores como Balenciaga, Bastida, Pedro Rodríguez, Pertegaz… Tuvimos un siglo de oro en la cultura de España y hay inspiración para dar y tomar. Aún no tenemos el alcance de todas las maravillas que hicieron.

¿Cambiarías algo del sector moda si pudieras?. 

Quitaría las redes sociales, me parece que la moda antes gozaba de cierto misterio que resultaba atractivo. Ahora la gente sabe tanto que se pasan y te piden algo imposible. También cambiaría el consumo excesivo, esa idea de me lo compro para tirarlo en unos días… ¡No te lo compres!. Vamos a pensarlo un poco. Empezamos a concienciarnos y creo que la gente de la moda se está dando cuenta de eso con iniciativas como la de crear bajo pedido. Me gusta esa idea. 

¿El mejor piropo que te han hecho como diseñador? 

Las clientas son encantadoras cuando se sienten satisfechas. Cuando te vuelcas con pasión y entrega, ellas te lo devuelven. El otro día en la primera prueba me dijeron “Lo tuyo es vocación”. Totalmente, cada vestido lleva un pedacito de mi.

¿Proyectos?

En breve presentaré colección en Madrid y en Ciudad Real y por supuesto, seguiré atendiendo a las clientas de novias, invitadas y madrinas de esta temporada. Parece que el mercado vuelve a reactivarse.

Related Articles

Related

Llega la mickeymania con Desigual

Nos gusta. Nos encanta. Nos apasiona. Por eso, una temporada más, nos declaramos fans de Mickey Mouse, el icónico personaje de Disney, y lo convertimos en el protagonista de una colección #DesigualAndDisney.Para la ocasión, celebramos un elemento común entre ambas...

leer más