fbpx

Hay lugares en las grandes ciudades que pasan desapercibidos y cuando los descubres se vuelven el recuerdo más relevante del viaje, en esta ocasión, la ciudad es Londres y la zona de Spitalfields, famosa entre otras cosas por Jack el destripador.

Allá por los años 1970, un estadounidense llamado Dennis Server llegó a Londres con la intención de rehabilitar una casa de siglo XVIII a su estado original y vivir en ella, lejos de las comodidades actuales como luz, agua corriente, etc…

A principio de los 80’s yo trabajaba de au pair en una casa contigua del mismo siglo propiedad de Dan Cruickshank, célebre documentalista de la cadena BBC. Un día Dan Cruickshank, íntimo amigo de Dennis Server, me invitó con su familia a una fiesta en casa de Dennis y fue tal el impacto que me produjo que con el tiempo seguía recordándola. Hace unos años, descubrí que se podía visitar y en este último viaje a Londres quise incorporarla al tour que me había propuesto. Tengo que dejar claro que no es un museo, sino que es una experiencia que te transporta a dicho siglo
donde nuestra imaginación se va a ver desbordada.

Atravesar esta puerta es retroceder 300 años en el tiempo.

Los Jervis, una familia ficticia de comerciantes de la seda, fue el marco que Dennis utilizó para recrear la vida cotidiana en cada una de las habitaciones. Durante el recorrido vamos observando a la luz de las velas que todas las chimeneas están encendidas y sobre las mesas hay platos de comida a medio terminar, copas de vino llenas, fruta fresca o pasteles recién cocinados dando la sensación que los integrantes de esta familia siguen viviendo en ella.

Una vez que atravesé el umbral tuve que esperar a que mis ojos se adaptaran a la escasa luz, mientras tanto el encargado pide encarecidamente mantener el silencio y así estimular mejor los sentidos.

La casa se componte de 10 habitaciones repartidas en 4 pisos. En el sótano encontramos la cocina repleta de enseres que aportan una atmósfera cálida y hogareña. Dentro de la chimenea se encuentra la espectacular cocina de hierro.

Subiendo por una ajada escalera llena de crujidos llegamos al salón principal donde observaremos la opulencia de la familia. Una de las cosas que más me llamó la atención fue una guirnalda hecha con nueces que enmarca el cuadro de la pared.

La estancia contigua es la sala de los juguetes donde ellas jugaban con los niños, realizaban sus labores y está presidida por un cuadro de la reina Victoria. La decoración de la casa va cambiando según la época del año. En mi visita tuve la suerte de coincidir con la Navidad.

“Cada habitación debe admirarse como si fuera un cuadro” Esta fue la máxima de Dennis Serve cuando recreó esta casa.

Seguimos subiendo escaleras hasta encontrarnos con el dormitorio principal donde nos adentramos en un estilo romántico, una cama con dosel y un traje esperando a ser vestido.

El último piso consigue representar la precariedad dickensiana a través de un mobiliario desvencijado, telas del dosel que han tenido mejores días y ropa marchita tendida a lo largo de la estancia.

Las siguientes fotografías están hechas por mí en la fiesta antes citada de 9 noviembre de 1984. Actualmente los muebles están situados en la misma ubicación que entonces. En la fotografía de la derecha superior podemos ver a Dan Cruickshank sirviéndose una copa de licor caliente.

Por supuesto no faltó la visita a Dan Cruickshank que tan amablemente nos atendió en su casa, lo encontramos recién llegado de un yacimiento arqueológico y estuvimos recordando sobre el tiempo que viví con ellos.

Si tenéis la ocasión de viajar a Londres no paséis por alto la visita a esta casa. Sin duda, entenderéis mejor como se vivía en la época Victoriana.

MAITE MARTÍN
Las entradas se pueden obtener en: Dennis Severs’ House (dennissevershouse.co.uk)

Fotografías:
Roelof Bakker
Perfil de Instagram: Dennis Servers’house

Maite Martín

Related Articles

Related