fbpx

Diseñada nuevamente por Gala Meyer,  la colección esta inspirada en el descubrimiento personal de la vida y del amor

Desigual

Desigual estrena su tercera colección de joyería, una línea de producto que ha venido para quedarse, después del éxito de las dos colecciones anteriores. Se trata de una serie de piezas, con baño en oro de 18 quilates o plata de 1ª ley, que han sido diseñadas nuevamente por Gala Meyer. Con este lanzamiento, la marca mantiene su apuesta por la calidad y los diseños que escapan de lo convencional y que expresan la personalidad de quien los elige y los lleva.

La colección se comercializará online en desigual.com y en ocho puntos de venta: en las flagship stores de Desigual en Madrid (Preciados, 25) y Barcelona (Plaça Catalunya, 9), y también en la ciudad condal en las tiendas del Carrer de l’Argenteria, el Passeig del Mare Nostrum y la T1 del aeropuerto. En Ibiza, también estará disponible en la store Desigual del aeropuerto. Además, por primera vez, la colección llegará a tiendas fuera de España, en concreto, a las de París: en Rue des Rosiers (Le Marais) y Rue Bonaparte (Rive Gauche).

Las piezas apelan a personas que quieran demostrar su singularidad, tanto si ya forman parte de la comunidad Desigual como si conectan a través de ellas por primera vez con la marca. De hecho, muchas seguro que empatizan con la inspiración que late detrás de cada joya. En palabras de Gala Meyer, “esta colección representa el proceso personal de ir descubriendo la vida y el amor a medida que pasa el tiempo”.

Anillos, pendientes, colgantes, chokers y brazaletes configuran esta colección, en la que predominan elementos como corazones abstractos, flores de aires más figurativos, eslabones deconstruidos y formas estilizadas que recuerdan a los pájaros. Como ya ocurría en la colección anterior, algunos colgantes penden de cintas de organza, negras en esta serie. En esta ocasión, otros lo hacen desde largos cordones, también en negro.

 

La inspiración

Bajo el concepto BOUNDLESS (Sin límites), la colección es una metáfora sobre los procesos de aprendizaje, en cómo vamos superando ideas limitantes, sobre el potencial transformador del amor.

La propia Gala Meyer lo explica así: “estas piezas están hechas para recordarnos que, ante cualquier idea preconcebida que tengamos de lo que está por llegar, una flor puede brotar, romper con ella e invitarnos a volar como los pájaros”.

En los diseños, como es ya sello de la creadora, se mezclan las formas literales con toques surrealistas y subyace en toda la propuesta un toque subversivo, 100% Desigual: lo que parece romántico y delicado -por ejemplo, los corazones y las flores- tiene en realidad mucha fuerza, lo que parece clásico -los eslabones- está reformulado.

Gala lo resume así: “una flor busca su camino y es capaz de romper con la rigidez de una cadena”. Igualmente, las formas de pájaro que se adivinan en algunas piezas sirven como metáfora de la liberación “ante cualquier idea limitante del amor”, dice la diseñadora. “Podemos liberarnos de ellas -añade- y lanzarnos al vuelo para sentir las infinitas posibilidades de esta emoción”. En definitiva, una colección con un marcado simbolismo y una gran capacidad de evocación.

 

El proceso creativo

Fue el propio fundador de Desigual, Thomas Meyer, quien al descubrir la faceta como diseñadora de joyas de su hija la animó hace unos meses a desarrollar una colección completa para la marca. Después de aquella primera incursión, llegó una segunda antes de verano y ahora, de cara al final del año, aterriza esta nueva propuesta.

En esta tercera colección he incorporado elementos muy clásicos de la joyería como son los eslabones que componen una cadena. He tratado cada uno de ellos como piezas únicas, construyendo la enredadera que crece entre la cadena haciendo de cada eslabón una pieza única. Esta ha sido la parte más emocionante del proceso, también la  más complicada, ya que tenían que poder conservar su función correctamente. 

La creativa, graduada en Artes Visuales por el Bennington College de Vermont (EEUU), comenzó a experimentar con la joyería durante su maternidad y creó su propia marca, Zalio. Para la producción de las piezas y de las imágenes que acompañarán la comercialización de esta tercera colección consecutiva de joyas, la diseñadora ha trabajado nuevamente codo con codo con los especialistas de producto y con el equipo de marketing de Desigual.

La creativo, Gala lo explica así: «Trabajar el mensaje que va a respirar la colección es la parte más importante de mi proceso, buscando que mis joyas inspiren a recordar y conectar con nuestra humanidad. Crear estas piezas me permite explorar muchas preguntas y jugar con la infinidad de posibilidades de sus respuestas”.

 

Related Articles

Related