fbpx

Se trata de una serie de prendas y accesorios cuyo proceso de fabricación se activa cuando el cliente o la clienta los compra

TCA

De momento, estos accesorios y estas prendas no existen… Pero pueden hacerse realidad y convertirse en el regalo soñado para muchas y muchos. Sólo es necesaria una decisión: la de la persona que quiera una de estas piezas en su armario o en el de sus seres queridos. Ese es el punto de partida de la segunda colección bajo demanda de Desigual, que ha llegado a desigual.com

La marca propone unos diseños que se producirán, como ocurrió con los que integraron la primera entrega del proyecto, sólo si despiertan el interés de la comunidad.

Para descubrir las propuestas, que el equipo de diseño ha ideado con herramientas de inteligencia artificial, basta con visitar la web de Desigual. Allí están alojadas las únicas imágenes que hay de estas futuras creaciones. Las personas que quieran adquirir una de estas piezas pueden hacerlo directamente y seguir paso a paso la fabricación.

En las redes sociales, Desigual también está testando el interés de sus followers por esta innovadora línea de productos: los de la primera colección tuvieron una acogida fabulosa por parte de los y las fans de la marca. Esto, sin duda, ha sido decisivo para dar luz verde a esta segunda tanda.

 

Los diseños, en detalle

Generadas con herramientas de inteligencia artificial, estas evocadoras imágenes son las únicas disponibles de cada una de las potenciales piezas. Como ocurrió con la primera colección, la intención del equipo de diseño era poner a prueba la utilidad de la inteligencia artificial como recurso creativo y, después de diferentes tentativas, consiguieron desarrollar estas propuestas, que les resultaron increíblemente atractivas. El siguiente paso estaba claro: implicar a la comunidad alrededor de la marca en el proceso y lanzarle una pregunta… ¿Queréis que las produzcamos?

 

junto a estas líneas, una selección de las imágenes a partir de las que se producirán las piezas de la colección On Demand, unos assets desarrollados por el equipo de diseño de Desigual con inteligencia artificial.

Las piezas, una a una

Entre los diseños que componen esta segunda colección, destacan dos vestidos. Uno, camisero con doble manga larga y bajo asimétrico, y estampado en efecto mármol. Otro, de terciopelo devoré con prints de formas orgánicas y detalles en plateado. La propuesta incluye también un abrigo oversize de lana y dos jerséis, uno de lana y otro de mohair.

La piel también protagoniza la colección, con una chaqueta de estilo biker con detalles tipo trench en hombros y puños, y unos pantalones a conjunto de corte recto con apliques metálicos. También en cuero, los bolsos de esta segunda entrega: son cuatro modelos -un shopper XL, uno pequeño y rígido de mano, otro bandolera y uno de estilo saco con cadenas multiposición-. Tres de ellos se producirán en España. En Italia, en cambio, se fabricará el fular extragrande de seda que remata la colección.

Compromiso con la innovación

Para Desigual, ir un paso más allá es irrenunciable. La empresa está comprometida con la toma de decisiones responsables. Lo demuestra, por ejemplo, colección a colección, utilizando materiales y procesos cada vez más sostenibles. Este proyecto, concretamente, supone un reto interesante: testar un proceso de desarrollo de producto innovador, que utiliza tecnología de máxima actualidad y que concluye además con mínimo stock de cada referencia.

Como explica Thomas Meyer, fundador de Desigual, “esta colección bajo demanda es la combinación de nuestros casi 40 años de historia y la continua innovación transversal que impulsamos desde la compañía. Estamos muy ilusionados en testar estos diseños realizados por nuestro equipo y apoyados por la inteligencia artificial, la producción de prendas y complementos que se fabrican a petición de los clientes que nos permitirá experimentar con la reducción de stock de producto e investigar nuevas formas de llegar a los consumidores, creando casi de manera conjunta”.

 

Related Articles

Related