fbpx

Diseñado en tonos rojos, los elementos protagonistas son el tul y las estrellas que forman un binomio muy especial para el diseñador que buscaba que fuese igual de espectactular durante el día con el contraste de colores.

 De Madrid al Cielo es el proyecto con el que Roberto Verino da el pistoletazo de salida a su Navidad más especial. Inmerso en poner el valor el #estiloverino de la mano de su exposición audiovisual por las principales ciudades de España que rematará el mes de febrero de 2024 en Ourense, el diseñador dice sentirse “en plena forma” para continuar tras 42 años de actividad. Esta tarde, acompañando al alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida y arropado por su equipo, el modisto aseguraba sentirse “emocionado por un proyecto tan bonito que me recuerda a mi hija Cris y me recuerda que ella me inspira y me guía”.

«Desde el momento que surge la oportunidad de participar en un proyecto tan motivador como diseñar el árbol de navidad para la Plaza Mayor de Madrid, la imagen de este espacio tan especial me ha acompañado en cada decisión», asegura Verino. «Con el objetivo de poner en valor el árbol como símbolo navideño, desde el primer momento pensé en materiales vinculados al diseño textil y formas que transmitieran emociones» indica emocionado. 

Diseñado en tonos rojos, la intención de Roberto Verino está en conseguir «una relevancia durante el día que por la noche multiplique su efecto con el mismo encendido de las luces», señala el modisto. 

EL BINOMIO TUL Y ESTRELLAS

En cuanto a la selección de los materiales, el tul, las estrellas y la luz son los elementos principales de esta intervención. Por un lado, el tul forma parte de los códigos que se vinculan a la feminidad tradicional en el mundo de la moda, apostando por un universo en clave femenina como homenaje a todas esas mujeres quien os acompañan. «La delicada semitransparencia del tul, la capacidad para crear formas y su aspecto etéreo, lo convierten en el material ideal para crear el fondo de un lienzo sobre el que resaltan las estrellas», subraya Verino. 

Las estrellas simbolizan esperanza y futuro. «En tiempos oscuros o difíciles, mirar al cielo estrellado nos brinda consuelo, recordando que siempre hay una luz que no se apaga y nos guía», asevera el diseñador. 

El objetivo de escoger la estrella como protagonista, radica en la idea de que estos astros representan la esperanza de un futuro mejor, recordando que incluso en medio de la oscuridad, siempre hay algo brillante y hermoso que nos espera. 

«Para mi, esa estrella tiene nombre propio: Cris. Ella es, a día de hoy, el motor de todo lo que hago. Me sentiría profundamente orgulloso y feliz, si consigo transmitir todo el amor y la emoción que he puesto en este proyecto, para que, de una forma u otra, las personas que se acerquen a la Plaza Mayor disfruten tanto como yo admirando su luz que me acompaña en cada paso que doy», indicó Roberto Verino. 

Related Articles

Related