fbpx
Leandro Cano

Fotografías: Ruth Carpintero  

El diseñador jienense Leandro Cano es sinónimo de artesanía, savoir-faire, arte, casticismo, delicadeza y belleza en todas sus letras. Tras haber enamorado a Sevilla el pasado 9 de marzo con la presentación de ‘Silencio Blanco’, su primera colección nupcial, en el Antiguo Convento de Santa María de los Reyes, el diseñador ha querido traer sus creaciones hasta el corazón de la capital. Los códigos tradicionales del ajuar femenino y sus siluetas características pintadas del blanco más puro, han tomado la Escuela de Arte La Palma de Madrid para inundarla de ‘Silencio Blanco’.

El centro oficial de Enseñanzas Artísticas dependiente de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid que ya cuenta con más de 150 años de historia a sus espaldas, ha sido el lugar idílico para reflejar ese ADN artístico que define a Leandro Cano. Concretamente, una sala de vaciado de escayola ha sido el eje central de una historia de amor a primera vista entre la moda y la artesanía. Una metáfora visual que ha contado con las creaciones de Leandro Cano y un ambiente que abraza el arte y la enseñanza, y que encaja a la perfección con la esencia de ‘Silencio Blanco’.

Las piezas del diseñador están confeccionadas en tejidos como la mezcla del algodón y el lino, el satén, la sarga, el crep, la organza, el jacquard con hilatura dorada, y el tul más refinado. Asimismo, como parte de la riqueza de un ADN indiscutible, las prendas se coronan con pequeñas piezas elaboradas por el ceramista cordobés Luis Torres en cerámica blanca sobre tirantes, botones, cinturones y otros complementos. Los velos, o en palabras del propio Leandro, esas finas capas de apariencia frágil, envuelven el rostro de la novia diseñados en diferentes tamaños sobre base de tul, y uno de ellos, engalanado con motivos florales hechos a máquina. Asimismo, la esencia colaborativa del diseñador se refleja a través de los tocados de Lina Osorio, los guantes de Rosita Fernández y las flores de tela de la artesanía contemporánea de Kabuki.

La velada, por su parte, ha tomado como referencia ese universo blanco del que parte la colección. La DJ, Mar Moseguí (@la.batistina), ha sido la encargada de amenizar el evento con música folclórica y disco con ritmos electrónicos en una sesión representada por artistas femeninas que cantan al amor. La repostería de Pepina Pastel, un obrador valenciano especializado en tartas artesanales, ha acercado a los asistentes al mundo nupcial en cada bocado. Asimismo, Fanático, la marca de cafés de origen creada por La Mexicana, ha transmitido su pasión extrema por el café auténtico y de autor. En definitiva, la atmósfera perfecta para celebrar que el ‘Silencio Blanco’ de Leandro Cano ha llegado (para quedarse) a la capital española.

Related Articles

Related