Campeón de carreras extenuantes, promotor de proyectos humanitarios, guía que te lleva de la mano al fin del mundo si es preciso. José Luis, apodado “El topo”, es la personificación del esfuerzo y superación.

Su conversación es tan motivante, que no dudas en dejarte guiar por su mano experimentada en algunos de los viajes, nada convencionales, que organiza desde Explora Activa, empresa en la que vuelca parte de su energía. “Desde los 18 años mi vida está orientada a la aventura y hace 6 años decidí profesionalizarlo y crear esta empresa en la que ofrecemos formación de ocio y tiempo libre, turismo de aventura, y una tercera línea dedicada a la prevención de drogas en jóvenes de 12-18 años. Estamos presentes en 7 pueblos de Ciudad Real, con 20 personas trabajando codo a codo con los chicos”, nos explica.

Marruecos, Kenia, Indonesia…Son algunos de los excitantes destinos que incluye en una oferta viajera algo clandestina. “Explora Activa se conoce solo de boca a boca, en la página web no puedes contratar el viaje, solo se puede hacer a través de amigos o conocidos”.

Y como ocurre con la reserva, el viaje es peculiar. “Es un viaje de mochileros en condiciones diferentes, nos adaptamos a la cultura y forma de vida local, si tenemos que hacer kilómetros para conseguir agua o aguantar 40 grados durante 10 días, lo hacemos”. Es evidente que no todos somos aptos para este tipo de viajes.

“Nuestra labor es totalmente desinteresada”

Pero su energía no se agota aquí, José Luis es capaz de decidir y desarrollar un proyecto humanitario en cuestión de horas. “Una noche de invierno tomando cervezas con amigos en un bar, emitían un documental en el que informaban de la labor de una ONG llamada Educa Nepal, que trataban de hacer ver a los padres, que la solución a sus problemas económicos no era vender a sus hijas por 250 Dólares para prostituirlas en el sudeste asiático, sino formarlas, en alguno de los 40 colegios que habían construido en la zona con miras a que consigan un trabajo y futuro mejor”.

Solo necesitaron 24 horas para ponerse en marcha y pocos días más para lograr su objetivo. “Conseguimos recaudación para construir, no uno, sino tres colegios. Gracias a la colaboración desinteresada de varias personas y empresas, fuimos capaces de colaborar con la ONG recaudando mucho más de los 6000 euros iniciales que necesitaban, llegamos a los 15000 euros. Varios amigos y yo, dejamos nuestros trabajos y nos trasladamos a la zona para colaborar en el terreno durante seis meses”, afirma José Luis.

Hoy, Sonrisas y Montañas, nombre de la asociación que ha conseguido mantener esta hazaña los últimos 6 años, cuenta entre sus filas con 200 personas, 10 de ellas son las que empujan día a día compaginando con sus trabajos.

Personas Extraordinarias.

Las hay, y muchas, asegura convencido Jose Luis.  “Creo que algunos nacemos en un país pero tenemos que estar en otros sitios. Tengo una amiga en el Congo, amenazada por guerrillas hace ya 15 años, y no se plantea volver”. Personas que a pesar de los inconvenientes no abandonan, siguen su labor con esperanza e ilusión recaudando, corriendo, haciendo lo que haga falta para mantener sus proyectos.

¿Cual es vuestra labor en la asociación?

Nuestra labor principal es recaudar y pasarlo a ONGs locales y allí hacer seguimiento, el único proyecto propio es una casita con 5 niños en Katmandú, donde si tenemos gente local contratada.

¿Cómo os financiais?

No dependemos de entidades públicas, si colaboran, es por una contraprestación, pero eso es una factura, no subvención. Las aportaciones son de entidades privadas, hacemos merchandising, etc. Nuestros proyectos son ideas particulares, pequeñas iniciativas que la gente detecta, se arremangan y canalizan ese dinero a través de Sonrisas y Montañas.

¿Cualquiera puede ser voluntario o hay que tener una piel especial?

Para ser voluntario en estos proyectos no basta con quererlo, es necesario pasar unos filtros previos, entrevista con la directora de la casa que es Inma, vemos su perfil.  Nos interesa gente formada en la rama de lo social, pero valoramos sobre todo su experiencia en otros proyectos. Hay gente que no ha salido de España nunca, le dejamos claro que esto es diferente, una cosa es ver una peli y emocionarte, y otra estar in situ 15 días o un mes.

“El mundo no es como lo pintan las noticias, es mucho más amable y hospitalario, solo te das cuenta cuando sales”

Sus viajes han sido numerosos pero no sus desventuras, solo han intentado robarle tres veces y dos de ellas fueron en Madrid. «Depende de la zona pero países como el centro y sur de África, Tanzania, Kenia, Mozambique, Angola, son lugares seguros y muy hospitalarios», asegura José Luis al que nuevas metas y destinos le esperan. “En diciembre me voy a Marruecos donde tengo un par de grupos, y en la parte deportiva me gustaría hacer un 8000 mil metros en Pakistán, llevo años detrás de ella”.

Y  lo conseguirá, porque El topo va camino de convertirse en un héroe victorioso, sin miedo a emprender nuevos viajes.