fbpx

Ingeniera, diseñadora, interiorista, Inés Benavides no ha perdido el tiempo, sabe muy bien lo que quiere y esa seguridad la proyecta en sus espacios.

Espacios contemporáneos, alegres y arriesgados en el punto justo que provocan emociones. En definitiva, un estilo personal y único que ha conseguido a base de estudio y experiencia. “Lo fácil es hacer cosas bonitas que ya se han hecho y repetirlas, y todos lo hacemos pero no hay que quedarse ahí”, asegura Inés.

El diseño de mobiliario y su pasión por la escultura le han mantenido en estrecho contacto con artesanos que dan forma a sus creaciones mano a mano. “Antes de interiorista era diseñadora. La artesanía es fundamental, yo empecé en este mundo diseñando a medida los muebles, las esculturas, son diseños míos y todo artesanal. Me gusto muchísimo y en todo lo que pueda seguiré trabajando con artesanía”.

RETOS

Cada cliente es un misterio al que hay que comprender y entender para conseguir que todo encaje. “La gente es muy distinta entre ellos y las necesidades también, no es lo mismo una familia con hijos que un soltero. Esa parte es muy divertida y difícil, hay que encajar las cosas pero cuando te llaman ya saben lo que quieren y es fácil llegar a un acuerdo”, asegura Inés, que ve su deseo cumplido cuando al acabar una obra el cliente dice que el espacio es suyo. “Es más, muchas veces creen que lo han hecho ellos, y eso es buenísimo porque quiere decir que se han apropiado del proyecto. Si tienes un poco de ego te podría sentar mal, pero al revés, es estupendo, a mi me gusta”.

PAUTAS PARA ARRIESGAR

Mobiliario, arte, color…son detalles a tener muy en cuenta para dar ese toque personal que transforma un espacio cualquiera en hogar. “Para personalizar, lo más importante es el arte, da carácter y fuerza, también las telas, los colores en muebles y objetos sobre el blanco como base,  y pequeños detalles como un jarrón, libros. Por supuesto la luz natural es lo mejor, pero en su defecto es importante un buen proyecto de iluminación, técnica y decorativa”.

Luz natural, imprescindible en su casa ideal, donde no puede faltar una zona abierta con vegetación, ya sea en el campo o en la ciudad. “Todas las casas en las que he vivido tienen algo de vegetación, mucha luz natural y volúmenes suficientemente grandes para poder trabajar con ellos. No quiere decir que un espacio pequeño sea peor, pero en general  los grandes son más bonitos y más fáciles. Te sientes a gusto”.

 

¿Cómo estimulas tu creatividad?.

Leo un montón, las redes sociales también ayudan, y es fundamental viajar, ir a museos, exposiciones, incluso un desfile de moda, todo inspira. La moda está muy ligada a la decoración. Son muchas ramas de donde puedes sacar inspiración.

 

¿Qué te apasiona?

Mi trabajo es un super hobby, pero tengo marido e hija y esa es la primera. Me dedico mucho a mi familia y somos bastantes sociales, cenas en casa, en la de amigos, somos mucho de calle. También disfruto  bastante con la música, y mis clases de baile.

 

¿Referentes?

Tengo muchos. Soy más de arquitectos, me gusta mucho la parte arquitectónica de un proyecto, más que la decoración como tal. Me encantan Alvar aalto, Gio ponti, Carlo Scarpa…los clásicos.

 

¿Tendencias a seguir?

Todos estamos, yo incluida, en el tema más natural, materias primas sin tratar, sin brillos, texturas, colores menos fuertes…es la tendencia. Es imposible no seguir las tendencias, pero es importante marcar estilo propio siempre.

 

¿Cambiarías algo de la industria del interiorismo si pudieras?

Creo que nos falta autenticidad, nos inspiramos demasiado en otros. En realidad cuando estudias y sabes mucho reconoces cosas que ya se han hecho antes, es difícil, pero aún hay espacio para ser auténtico. Me refiero a la industria en general, no solo a interioristas: diseñadores de telas, muebles… tendemos a copiar demasiado. La solución quizá es más el tema de investigar hacia dentro, a ver qué sacas tú en lugar de mirar qué hacen los demás. Yo no sé si lo consigo más o menos pero trabajo por un estilo propio.

 

¿Con qué apoyos cuenta vuestro sector?

Las instituciones no apoyan al sector de la decoración, yo no conozco nada, todo ha sido privado, y es un tema muy exportable. En España, hay gente muy buena trabajando fuera, y eso es un reclamo. Lo cierto es que no nos tienen en cuenta y seguimos creciendo a base de nuestro buen trabajo, el apoyo de medios de comunicación, redes sociales y proyectos privados como Casa decor o empresas como Ikea, Habitat, Zara home… que hacen una labor increíble acercando la decoración al gran público y consiguiendo que la gente preste atención a los espacios.

 

¿Proyectos?

Tenemos varios proyectos de reforma, decoración, y el más importante, mi casa en el campo. He descubierto que soy mi peor clienta, no me vuelvo a quejar de nadie porque es muy difícil, dudas más, das más vueltas, me ha costado bastante pero ya casi está y me encanta el resultado.

 

Related Articles

Related