fbpx

El fotoperiodista estadounidense Steve McCurry, expone en Madrid 100 imágenes en las que el ser humano es el protagonista.

La exposición puede verse en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid hasta el 13 de febrero. 

La muestra acerca al visitante más de 100 fotografías icónicas de Steve McCurry, como la “Niña Afgana”, Sharbat Gula, quien cautivó al mundo desde la portada de la revista National Geographic en 1985, así como una selección de las imágenes más impresionantes de sus viajes a Afganistán, Pakistán, India o China, entre otros muchos países.

En esta exposición, comisariada por Biba Giacchetti, el público viajará por el universo fotográfico de Steve McCurry, a través de un recorrido que le llevará de Afganistán a la India, del sudeste asiático a África, de Cuba a Estados Unidos o de Brasil a Italia: un fascinante repertorio de imágenes en las que el elemento humano siempre es el protagonista. 

Sharbat Gula, la niña de 12 años que deslumbró al mundo, 17 años después, se volvía a poner delante del objetivo.

Steve McCurry es un fotoperiodista estadounidense que lleva décadas atrapándonos con sus retratos. Las miradas que transmiten emociones y los colores llenos de fuerza son la nota predominante en sus fotografías.

Hay grandes retratos de Steve McCurry (su web es una galería que no os podéis perder) pero si hay una foto que todos conocemos es la de la famosa niña afgana. Una foto que McCurry hizo en junio de 1984 en el campamento de refugiados Nasir Bagh de Pakistán durante la guerra contra la invasión soviética.

En 1985 la foto fue publicada en la portada de National Geographic. Un retrato maravilloso, lleno de fuerza, con un tratamiento de la luz admirable. Pero más allá de la técnica es la mirada. Esos ojos verdes que cuentan tantas cosas y nos muestran los horrores de una guerra que un niño no debería vivir nunca.

Una foto que pasará a la historia de la fotografía, y que como no podía ser de otra forma tuvo su continuación cuando McCurry volvió a fotografiar a Sharbat Gula, que así es como se llamaba la niña 17 años después. A sus 30 años se volvía a poner delante del objetivo. Sus ojos ya no tenían el brillo de la niña de 12 años que deslumbró al mundo. La foto volvió a ser portada de National Geographic.

La carrera de McCurry dio un gran giro cuando cruzó la frontera de Pakistán vestido como uno de ellos y entró en la zona afgana controlada por los rebeldes. Cuando salió de allí lo hizo con una gran cantidad de carretes cosidos a sus ropas. Estas fotografías fueron publicadas en todo el mundo y le valieron para ganar la medalla Robert Capa al mejor reportaje fotográfico. Desde entonces la proyección de Steve McCurry fue imparable.

“Me han arrestado en 12 países y he estado dos veces en la cárcel en Pakistán. En dos ocasiones tuve que elegir entre entregar mis carretes o mi vida. Hay que tener cuidado, medir la capacidad de riesgo y pensar si el riesgo merece la pena o no.”

A lo largo de sus 35 años de carrera como fotoperiodista, McCurry ha fotografiado muchos conflictos internacionales, pero en sus fotos no siempre son el dolor y la angustia de esos conflictos los que predominan. También la alegría y optimismo como en sus serie de fotografías de Sri Lanka, Cuba o Nepal donde el color y la alegría también tienen cabida.

«Si sabes esperar la gente se olvidará de tu cámara y entonces su alma saldrá a la luz.»

Esa es la frase que define el trabajo de McCurry. Su paciencia y laboriosidad hacen que todas sus fotos tengan alma, nos cuenten historias y no podamos despegar la mirada de ellas. Un fotógrafo viajero que nos ha enseñado el horror de la guerra y también su cara más humana. Un maestro de la fotografía del que por suerte podemos seguir disfrutando de sus trabajos.

Related Articles

Related

FESTIVAL DE MÁLAGA 2022

Málaga nos recibió con atmósfera cinematográfica. Una luz amarillenta y amenazadora lo cubría todo como si realmente estuviésemos en el mismísimo desierto de Dune. Resultó tan solo ser calima, y no un presagio de buen cine en nuestro primer día. Al Oriente, del...

leer más