fbpx

Esta cuarta colección, consolida la apuesta por la innovación con una entrega de prendas y accesorios cuyo proceso de fabricación se activa con la compra

Roberto Verino

Tras la excelente acogida de sus tres anteriores colecciones On Demand, Desigual se adelanta a la primavera con una tercera serie de prendas y accesorios creada con inteligencia artificial. En esta ocasión, el equipo de la marca ha utilizado estas herramientas para desarrollar diseños innegablemente primaverales. Los vestidos, perfectos para los eventos propios de esas fechas, conforman el grueso de la propuesta.

Como ocurrió en las anteriores líneas On Demand, estas prendas aún no existen, pero comenzarán a hacerse realidad cuando la persona que quiera una de ellas la compre. Ese es el punto de partida que ha definido desde el principio las colecciones bajo demanda de Desigual.

Para descubrir las propuestas al detalle, basta con visitar la web de Desigual. Allí están alojadas las únicas imágenes que hay de estas futuras creaciones.

Los diseños, en detalle

Generadas con herramientas de inteligencia artificial, estas evocadoras imágenes son las únicas disponibles de cada una de las potenciales piezas. Como ocurrió con las anteriores entregas, la intención del equipo de diseño era poner a prueba la utilidad de la inteligencia artificial como recurso creativo y, después de diferentes tentativas, consiguieron desarrollar estas propuestas tan atractivas. El siguiente paso estaba claro: implicar a la comunidad alrededor de la marca en el proceso y lanzarle una pregunta… ¿Queréis que las produzcamos?

Las piezas estrella

Los vestidos son los protagonistas de la propuesta. Muchos tonos crudos y marfil, fondos sobrios para dejar paso a las verdaderas protagonistas de la colección: las flores. Cuellos perkins, escotes en uve, mangas descubiertas, monos de cuerpo entero… A esta cuarta entrega se suman varios accesorios como cinturones de piel, un foulard de seda multiusos o un bolso de mano satinado repleto de pétalos.

Compromiso con la innovación  

Para Desigual, ir un paso más allá es irrenunciable. La empresa está comprometida con la toma de decisiones responsables. Lo demuestra, por ejemplo, colección a colección, utilizando materiales y procesos cada vez más sostenibles. Este proyecto, concretamente, supone un reto interesante: testar un proceso de desarrollo de producto innovador, que utiliza tecnología de máxima actualidad y que concluye además con mínimo stock de cada referencia. Producir lo que se demanda, optimizar el uso de los recursos.

 

Como explica Thomas Meyer, fundador de Desigual, “esta colección bajo demanda es la combinación de nuestros casi 40 años de historia y la continua innovación transversal que impulsamos desde la compañía. Estamos muy ilusionados en testar estos diseños realizados por nuestro equipo y apoyados por la inteligencia artificial, la producción de prendas y complementos que se fabrican a petición de los clientes que nos permitirá experimentar con la reducción de stock de producto e investigar nuevas formas de llegar a los consumidores, creando casi de manera conjunta”.

 

Related Articles

Related