fbpx

Desfiles de moda que se convierten en magia gracias a su mente creativa.

Andorrana de nacimiento, Esther comenzó su carrera por casualidad o serendipia que supo aprovechar. “Con 21 años, cuando estudiaba diseño de moda, acompañé a una amiga a una empresa del sector. Terminé en el departamento de casting ayudando en la pasarela Gaudí, después Cibeles”. Unos Años más tarde, decidió emprender junto a su socia, creando su propio estudio de producción/agencia, “ESMA” con la que lleva a cabo el montaje de eventos espectaculares y desfiles memorables desde hace más de 20 años. Diseñadores, modelos y celebrities siempre confían en ella. 

Su mirada creativa y emocional ha hecho posible una evolución en la puesta en escena nacional que se mide de igual a igual con el resto de pasarelas internacionales.  “Cuando empecé veía cosas muy básicas en los eventos, sobre todo en iluminación, que se organizaban en España y yo me fijaba en lo que hacían fuera, en la arquitectura, museos, todo el día con mi ipad por las noches buscando películas con buena fotografía. Quise inculcar estas sensaciones y compartir mi visión”.

Una visión que no para de innovar y adaptarse en momentos en los que desde el inicio de Covid19, los fashion show se han visto afectados y las marcas han buscado nuevas maneras de acercarse al público pasando a una era digital, denominada PHYGITAL. ”Llevaba mucho tiempo oyendo que los desfiles estaban caducos, pero no cambiará nunca porque no se puede sustituir el directo por una pantalla. Sí es cierto que a raíz de la pandemia pensé cómo realzar los desfiles de otra manera, que tuvieran más impacto trabajando mucho más la parte de imagen. En Madrid se ha seguido apostando por la opción presencial, en la 080 de Barcelona es diferente, decidimos hacer un proyecto digital. Apostamos por la parte tecnológica. La clave era conseguir que se viera la colección junta en un solo impacto, en movimiento  y 360 grados. Ver la prenda también de forma estática para apreciar el mínimo detalle, acercando la cámara a la prenda y que se aprecie hasta el último pespunte!. Es otra forma de ver las colecciones, se puede expresar de forma más clara su relato y plasmarlo.

El ritmo es frenético con 5 grabaciones al día y 22 modelos por grabación.. No hay tiempo de ensayar, pero estoy muy satisfecha”.

SORPRENDER E INNOVAR

Desfiles impactantes en los que falta la parte social e interactiva tan necesaria y valorada por las pasarelas internacionales que siguen apostando por el desfile presencial, nos comenta Esther, que no duda en su efectividad como reclamo de la industria de la moda, a veces incluso con mayor repercusión que las propias colecciones. No solo por el show que se genera alrededor, sino porque es el mayor escaparate al mundo para diseñadores, influencers, y gente del sector: Todo el mundo quiere estar en el front row.

A pocas semanas de la próxima edición de la Madrid Fashion Week que celebra su 75 aniversario, nos preguntamos si es posible innovar, aportar algo más de lo que ya se ha visto y como cabía de esperar, Esther lo tiene muy claro. “Tienes que hacerlo, sorprender e innovar, para mí la pasarela es donde el diseñador culmina, puede mostrar todo su arte, identidad, fortalecer su imagen. En Madrid Fashion Week cada temporada intentamos sorprender con pequeños input, dentro de lo que se puede. Me reúno con los diseñadores para que me cuenten de qué va la próxima colección e intento ponerme en los ojos de estas personas. Iluminación, música, estilismo, modelos, prendas en movimiento…todas estas herramientas  creativas se unen para poder mostrar la colección y que al público se le quede en la retina y perdure para siempre”.

 

¿Qué necesita una marca para que funcione?

Necesita comunicar muchísimo, el producto sin voz no tiene vida, comunicar el proceso, dónde se ha hecho, quién, cómo llega a tus manos la prenda. Ahora el tema de la sostenibilidad es imprescindible, tejidos sostenibles, que no se manchen, que perduren, que tengan más valor. Dar mayor importancia a la calidad y cómo esta hecha la prenda es lo importante.

¿Cuál es el perfil de las modelos en esta década?

He vivido 30 años de mi vida viendo la evolución de la moda y modelos. En la época dorada de los 90 trabajé con Claudia, Linda, Cindy Crawford, trabajé aquí y en Basilea para Bvlgari, Loewe, fue maravilloso. Después pasamos a la androginia de los 90 con Kate Moss, una época también bonita. Y desde la crisis del 2008 se impone el anonimato de todas las modelos y la diversidad. Hoy actrices, cantantes, influencers, youtubers, son protagonistas. Creo que todo lo que se pueda aplicar en consonancia con la imagen y filosofía de la marca es positivo. Curvis, golden, es cuestión de proporciones, la piel.. Para seleccionar a las modelos tengo que buscar por todas las agencias, y después veo y decido cual va mejor para cada diseñador. Lo que sí hago es apostar por las modelos nacionales, en la última edición de MBFWM todas las modelos eran españolas, también los chicos, me apetecía muchísimo darlos a conocer porque tenemos un gran elenco de modelos nacionales maravillosos que triunfan internacionalmente. ¡Me siento muy orgullosa de ellos!.

«EN ESPAÑA, HAY DISEÑADORES MUY BUENOS PERO HAY QUE CREÉRSELO MÁS»

¿Qué salud tiene la creatividad española?

Cada vez destaca más la creatividad en España, hay diseñadores muy buenos pero hay que creérselo más y conseguir que ese trabajo sea reconocido internacionalmente. Vamos por el buen camino pero no nos hemos querido suficiente. El apoyo a la industria se ha invertido en imagen, en las pasarelas que gracias a las instituciones se han podido realizar durante años.

¿Qué supone organizar un evento?

Cada vez que tenemos un evento invertimos una cantidad de horas brutales. Partimos de la colección y buscamos la localización. Después creamos el espacio, puesta en escena, todo debe tener un hilo conductor. Nuestro sector siempre está vivo y cambiando cada día, se va moviendo hasta el final.

¿Cómo aguantas ese ritmo?

Soy muy organizada y metódica. Hace años me enfadaba con alguna modelo que era muy irresponsable, no se levantaba porque salía de juerga y no se presentaba. Ellas eran mayores que yo y le dije al jefe que me diera margen para decidir. A partir de ese momento no dudaba en dejar en casa a la mejor modelo y maquilladora del momento si era necesario. Soy una persona muy trabajadora pero no aguanto a la gente que no es seria. Por la noche puedes no dormir pero a la 8 de la mañana tienes que estar en pie y presentarte en el trabajo. Ahora no pasa, y si pasa con alguien es puntual. 

¿Cómo te defines?

Soy un torbellino, muy positiva y algo exigente con los demás pero sobre todo conmigo. Disfruto paseando por la calle, hago el primo porque de repente me paro para ver una puerta, un suelo especial en un portal… Me encanta el arte, la arquitectura, la naturaleza. Soy andorrana y lo llevo en la sangre, el verde, el sol y la luna. Adoro rodearme de naturaleza, amigos, familia. Mi trabajo acapara la mayor parte del tiempo pero intento llegar a todo.

75 aniversario de la pasarela madrileña.

«Es un lujo ver que hemos llegado tan lejos y me gustaría celebrarlo de una forma especial en esta edición, animando a que el público participe e interactúe con el diseñador, las modelos… Hay que seguir impactando y aportando experiencias únicas».

 

Related Articles

Related