fbpx

La timidez y su don creativo la llevaron a apasionarse por un mundo que le ofrecía otra forma de expresión a través de colores, texturas, siluetas a las que desde los 13 años ha dado forma creando prendas innovadoras, elegantes y de una compleja simplicidad a la que solo es posible llegar si dominas la técnica a la perfección.

Fely Campo, diseñadora de moda en mayúsculas, trabaja la belleza femenina con una técnica impecable que se ha adaptado al cambio y evolución del sector, teniendo muy claro lo que quiere. «Las mujeres a partir de una edad sufrimos las exigencias de estar perfectas, de la estética. Frente a eso a mí me gustaría que la mujer vea un vestido con apenas cortes y sienta que no le hace falta ningún adorno, que ya tiene la suficiente personalidad ella para ponerle ese adorno que le hace falta al vestido. Eso es lo que yo quiero comunicar«.

Su debut en la 75 edición de la MBFWMadrid sentó un precedente de moda racional, coherente y con futuro que deseamos sea una cita constante en su apretada agenda. «En la actualidad tenemos 2 showrooms internacionales: uno en Milán y otro en Londres. Hemos participado en la Barcelona Bridal Fashion Week 14 temporadas, además de otras ferias internacionales. Contamos con una importante red de puntos multimarca en España, en toda Europa, además de algunas tiendas en América y una pequeña representación en Israel, China, etc. Y nuestro último salto de reconocimiento ha sido ya en España, llegar a desfilar por primera vez en esta 75 edición de Mercedes Benz Fashion Week Madrid, que es uno de los mayores escaparates de la moda española”.

 

“La atemporalidad es nuestra mayor apuesta, creamos modelos que defienden el slow fashion a través de la calidad y la versatilidad de su diseño”

 

Moda, un concepto que la diseñadora ha vivido en todas sus vertientes. A los 16 años tenía su propio taller, más tarde decidió poner en marcha una Academia de Corte y Confección con la que enseñó a coser a mucha gente que hoy  trabaja en el sector moda. “Ese proyecto avanzó hacia Escuela de Diseño, pero en el año 97 me di cuenta de que los alumnos se quedaban en la superficie y no querían aprender lo más interesante de la moda, que es el patrón y el conocimiento del tejido, a partir de ahí surge la creatividad. Tras esta decisión en el 97 creé mi firma, Fely Campo”.

Decisión meditada y tomada con rigor, propio de alguien que se define como autoexigente. ”Absoluta y exageradamente autoexigente. Siempre en búsqueda de hacerlo mejor”. Ahí está la clave del éxito que permite no solo mantenerse, sino seguir creciendo en una industria que a ojos de Fely Campo admite mejoras. “Del sector cambiaría un poco los egos. Cuando alguien empieza a estudiar moda se fija en cómo se cuida y mima a los diseñadores de los grandes desfiles y quieren llegar a eso, obviando el recorrido que se ha tenido que hacer para llegar ahí. El sector de la moda hay que verlo en su conjunto, darle importancia a la parte técnica, mucha más de la que le estamos dando”.

Técnica y compromiso por la sostenibilidad, son algunos de los pilares sobre los que trabaja Fely Campo, elaborando prendas que perduran en el tiempo, y cuya fabricación se lleva a cabo en España. “Apostamos por la cercanía, trabajamos con cooperativas de mujeres del entorno rural, cerca de Salamanca, respetando un trabajo bastante artesanal. Probablemente es uno de  nuestros mayores compromisos con la sostenibilidad en la moda”.

 

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

Mi trabajo es mi forma de vida, gracias a este trabajo me levanto todas las mañanas con la ilusión de intentar cambiar o mejorar muchas cosas.

¿Qué tiene a su favor la moda para sobrevivir en malas épocas?

Después de una época oscura, o de represión, la moda tiene a su favor ese aspecto psicológico que influye en las personas. A veces, cuando una sociedad lo ha pasado mal, el mirarnos en el espejo por la mañana y de repente ver que esa camisa que nos estamos poniendo y su color nos da ilusión, creo que es una parte muy importante que consigue la moda.

“La moda es un canal de expresión, un lenguaje maravilloso”

 

¿Tu mayor desafío?

No hay uno, yo diría que al año son tres o cuatro desafíos enormes. Cada vez que presentamos una colección, luego hay que fabricarla y todo debe quedar perfecto. Pero, sobre todo, el desafío enorme es estar satisfecho con esa colección que presentamos cada seis meses.

¿En qué te inspiras?

En el momento, en cada momento. Me inspiro en el cambio social, me inspiro en cómo vive la mujer, me inspiro en la mujer de la calle, la mujer normal; sobre todo en las sensaciones que me rodean, y en cosas que me gustaría cambiar o poner mi granito de arena para darles otro enfoque.

¿Algún proyecto que te haga especial ilusión?

En este último tiempo, el proyecto más ilusionante ha sido presentar “Diafonía” en Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Presentar las colecciones en ese escaparate ha sido muy importante. Y también recuperar la medida. El septiembre pasado hemos puesto en marcha el proyecto del Atelier de Novias, y eso me hace especial ilusión. Siempre me ha gustado mucho trabajar directamente con la mujer y llevaba años sin poder hacerlo por las colecciones y la internacionalización, había sido imposible. El Atelier de Novias me permite estar en contacto con algunas mujeres, con lo que necesitan, lo que quieren, cómo piensan. Es maravilloso.

 

Fely Campo en su taller