fbpx

La firma Pla hace calzado y ropa sencilla, pensando en las personas que la vestirán y calzarán y en las personas que la fabrican.

Su máxima es el respeto tanto a la naturaleza de la que obtiene las materias primas como de las personas que hacen realidad los diseños de Irene Peukes, la diseñadora y fundadora de esta firma creada en 2012.

El nombre de la firma proviene de Pla, una comarca en el centro de la isla de Mallorca donde la vida transcurre de forma apacible y donde hay un sentido de comunidad.

Este sentido de comunidad también reside en el espíritu de esta firma cosmopolita con un sentido de la moda universal que pone el valor en el trabajo artesano que es lo que marca la diferencia y hace que las prendas y zapatos se conviertan en especiales y únicos.

Pla hace zapatos de yute unisex a través de una Cooperativa de mujeres en Bangladesh según las directrices del Comercio Justo. Cada zapato se hace con una trenza de yute que artesanos mallorquines rematan y montan con la suela.

Los zapatos tienen nombres tan sugerentes como Bonanova, Tramuntana o Lluc en alusión a lugares de Mallorca.

La colección textil está formada por prendas en algodón tejido por una cooperativa de mujeres en Guatemala. El patronaje es fundamental ya que la idea es aprovechar al máximo el tejido donde está el valor de la prenda que se teje según técnicas ancestrales de la zona.

Además de prendas textiles también cuenta con una colección de sandalias con cintas bordadas y suela de madera que acaban artesanos mallorquines.

Pla sólo utiliza tejidos y materiales naturales, sostenibles que ayudan a comunidades autóctonas a labrarse una forma de vida respetuosa.

Pla ama la artesanía y su lema es Más manos, menos máquinas. Pla cree que hay una manera de vivir y de consumir diferente con la cabeza y los pies en la tierra.