fbpx

Raúl Almenara fotografiado por Juan Baraja

Pocos arquitectos contemporáneos pueden presumir, como Raúl Almenara, de ser un auténtico referente en el panorama actual del diseño. Con proyectos que transmiten paz y belleza ha conseguido impulsar su propia marca en solo 5 años.

El arquitecto abraza la creación de nuevos conceptos dando forma a espacios que huyen de la convención de lo establecido. La naturaleza, el perfume o la moda son fuentes de inspiración de las que bebe para desarrollar esa mente creativa que no deja de sorprendernos. Con apenas 26 años, logró ganar un concurso privado que le dio el valor para crear su propia marca, un espacio en el que surgen proyectos novedosos que la dedicación, el tiempo y el boca a boca, han posicionado en dirección al éxito.Al ganar el premio, decidí salir del estudio en el que trabajaba y montar el mío propio. Algunos clientes apostaron por mí, me encargaron sus casas, y estas terminaron en revistas. Ahora en junio cumplimos 5 años”.

Raúl Almenara se levanta y acuesta siendo arquitecto, confiesa que le es difícil evadirse, lo consigue de cierta forma con las plantas, pero también ellas han pasado a formar parte de su trabajo. «Un buen plan conmigo es irnos a un vivero, se aprende tanto de la naturaleza. Soy Cordobés, las plantas son algo que llevo en el ADN. Su cuido me lo ha enseñado y enseña mi abuela. Y es algo que me hace evadirme«.

Casa NOGAL – Fotografía: Juan Baraja

A veces fantaseo, juego con que la arquitectura pudiese ser completamente textil.

Quizá sea su formación en Bellas Artes lo que le da facilidad para proyectar esa sensibilidad en sus obras, o quizá su gusto por la moda, disciplina estrechamente ligada a la arquitectura. «Actualmente investigo de forma permanente sobre la figura de Christian Dior e Yves Saint Laurent. Son figuras que han sabido unir disciplinas y artes en sus creaciones. Un ejemplo es la relación de Yves con el mundo árabe, sus creación y su jardín, diseñado por él, el jardín Majorelle. El fin de semana estuve en la exposición que hay de cine y moda en el Caixaforum. Los trajes allí expuestos de aluminio, realizados por los hermanos Bernard y Francois Baschet, ¡son arquitecturas!. E igual si pensamos al contrario”.

Arquitectura, moda, artes que dan respuesta a necesidades del humano primitivo, asegura Raúl Almenara, que ve la importancia de su labor como arquitecto en la responsabilidad de ofrecer un espacio pensado con mimo, ya que en él, van a habitar personas durante mucho tiempo. “Lo interesante para mí surge cuando me doy cuenta que los espacios pueden trascender de su mero uso funcional y pueden transmitirnos emociones. Eso es para mí la ARQUITECTURA en mayúsculas. Cuando además de cumplir las funciones es capaz de transmitir una atmósfera pensada, diseñada. Una atmósfera que ha de ser acorde al usuario que lo va a habitar. Un reflejo de su alma”. 

Casa NAJARRO – Fotografía: Asier Rúa

FAZ – fotogrfia: Juan Carlos Vega

Un espacio condiciona mucho en el ánimo y en la mente del que lo habita

 

¿Qué importancia das a la luz natural en un proyecto? 

Es el material más importante con el que trabaja el arquitecto. Es necesaria para todo, la luz modifica los colores, las formas, en definitiva, la atmósfera de un espacio. La modelamos según el uso.

¿Cómo ha cambiado el concepto de casa con la imposición del teletrabajo? 

La definición de casa se transforma en un espacio multidisciplinar, flexible, capaz de albergar la vida doméstica, el hogar y los lugares para el trabajo. En este sentido es una acepción de casa más cercana al origen, a como era antes. Solo hay que visitar algunas casas antiguas en las que se mezclaba el uso doméstico y el laboral. Era una forma de vida que cambió en los últimos tiempos. La COVID nos ha llevado a tener que hibridarlo de una forma inesperada de nuevo. 

¿Tu formación en Bellas Artes ayuda a dar otro enfoque en tu trabajo como arquitecto? 

Sin duda. Te enfrentas al proyecto con otra mentalidad, con otra forma de ver. Entendiendo el mismo como una creación única por y para tu cliente. También ayuda a la hora de componer, combinar, crear volúmenes. Es algo que se desarrolla mucho en la carrera y que por tanto luego llevarlo a la disciplina de la arquitectura es más fácil. 

 

¿Qué te inspira?

 La inspiración puede hallarse en muchos lugares. Sólo hay que saber mirar y relacionar. En particular encuentro mucha inspiración en la naturaleza, la moda, el arte, el teatro, la danza, los aromas… Las fragancias, esa gran olvidada de nuestra disciplina. Con el olfato somos capaces de viajar, de trasladarnos a un momento concreto de nuestra vida o a un punto concreto de la geografía. Es algo que me atrae mucho, el olor de la arquitectura. Una casa de madera no huele igual que una de piedra. Y eso se percibe. 

 

¿Cuál es tu sello distintivo?

En líneas generales, lo que creo es que un proceso distinto lleva a un resultado distinto. El resultado no es más que la conclusión de esa investigación creativa. A mí me ilusiona afrontar cada proyecto como si fuese la creación de una pieza única para el usuario. 

 

¿Proyectos?

Esta semana he estado diseñando una villa en Tarifa de obra nueva, que me tiene muy ilusionado. También estoy muy ocupado con el desarrollo del convento. ¡Qué espacio más bello!. Los conventos transmiten una paz, son espacios para el alma. Del mismo modo estoy arrancando la obra de calle Barquillo en Madrid y en pleno desarrollo de varias obras de turismo boutique y particulares. Por cierto, ahora se ha publicado la primera casa de obra nueva que me encargaron a mí al inicio de todo “Casa Nogal”. Es una casa en torno a un árbol, un nogal centenario, que rige toda la vivienda. Una casa con un presupuesto mínimo, y que en cambio ha quedado “de revista”, nunca mejor dicho. En cuanto a proyectos futuros, tengo ganas de diseñar un edificio de vivienda colectivo. Me apetece diseñar ese edificio con apartamentos que sean distintos entre sí, que el comprador pueda encontrar su espacio, con el que se sienta reflejado. Romper esa convención de que en un edificio de vivienda todas las plantas han de ser iguales.

 

Related Articles

Related