fbpx

Esta mesa constituyó todo un reto para mi. Utilicé de mantel un antiguo repostero de damasco del siglo XIX .

Mi propósito fue desde el principio crear una mesa atractiva, sin restar a la pieza el protagonismo que se merecía. Para ello traté de seguir su línea cromática sin distraer la atención con ningún otro color disonante, por lo que me ceñí a la gama de azules y verdes suaves.

De esos dos tonos son los platos de Santa Clara de herencia familiar, que coloqué como base y en el medio.  Arriba y como platito de pan, porcelana inglesa conseguida en una subasta.

Estos platos de un verde muy tenue y con ramos de muguet, están entre los predilectos de mi ¨platoteca». Como me encanta mezclar no utilicé una única cubertería , sino que cada tipo de cubierto es distinto. Cristalería italiana y servilletas en Toile de Juy azul, que aunque en un principio me pareció que no tenían nada que ver con el conjunto, después de varios ensayo -error, consideré que eran las que mejor le iban.

Como colofón tuve la suerte de que las hortensias estaban pasando por la fase en que empiezan a perder su color y se vuelven verdosas; justo el tono que necesitaba en ese momento. Las mezclé con alcachofas para hacer el centro de mesa.

Espero haber conseguido lo que en un principio me proponía.

Related Articles

Related

EMPEZAR BIEN EL DIA

Uno de los grandes placeres de la vida es tomarse la misma con calma, y disfrutando de cada momento. Dentro de esta premisa está comenzar la jornada con un buen desayuno, que nos proporcionara energía y alimento para el cuerpo. Si además lo tomas rodeándote de cosas...

leer más