fbpx
Hay ocasiones en las que deseamos que una mesa sea realmente especial, que sorprenda e invite por igual a disfrutar de un momento irrepetible. Es lo que me planteé a la hora de montar esta mesa, quería una mesa elegante pero no clásica, con un punto atrevido y sofisticado… para ello nada mejor que un mantel listado en blanco y negro, de fuerte impacto visual. Los bajoplatos de cristal negro ayudan a reiterar esa idea, en contraste con un plato de Limoges blanco con filo dorado.
Para romper con la monotonía del tándem blanco-Negro me decidí por unos platos de porcelana francesa vintage en azul y blanco de marcado dibujo para aportar dinamismo al esquema y que creo se convierten en absolutos protagonistas de la mesa junto con unos candeleros a juego antiguos de plata y porcelana.
Para armonizar y suavizar los contrastes, después de varias pruebas, me decanté por incluir unos delicados toques de color rosa suave en los complementos como los platos del pan, las servilletas y las velas, así como un centro floral también en blanco y rosa.
Para finalizar una cuberteria dorada siempre aporta un plus de sofisticación y elegancia. Para mí el resultado es una mesa equilibrada, sofisticada pero sin estridencias, elegante pero actual… lista para disfrutar de una buena cena con nuestros invitados.

Related Articles

Related

EMPEZAR BIEN EL DIA

Uno de los grandes placeres de la vida es tomarse la misma con calma, y disfrutando de cada momento. Dentro de esta premisa está comenzar la jornada con un buen desayuno, que nos proporcionara energía y alimento para el cuerpo. Si además lo tomas rodeándote de cosas...

leer más