Una forma muy chula de presentar el pescado es esta. Alguna vez he cambiado la lubina por dorada, pero yo os dejo la idea y adaptarla al pescado que queráis.

Además lo hacemos previamente y el día que queramos solamente tenemos que emplatar. Es una receta perfecta para poder estar con tus invitados sin tener que estar metido en la cocina.

Los rabanitos encurtidos siempre los tengo en mi nevera. Para tostas, ensaladas  y sándwiches van fenomenal y además aguantan muchísimo tiempo.

Lubina curada:

1 lubina
200 gr de sal
200 gr de azúcar
Ralladura de una naranja
Ralladura de una lima

Limpiamos o hacemos que nos limpien la lubina en la pescaderia y le sacamos los dos
lomos (con la piel). Revisamos que no tenga ninguna espina.
Mezclamos la sal, el azúcar y las ralladuras de naranja y lima y en una bandeja ponemos una base. Colocamos los lomos de lubina con la piel hacia abajo y cubrimos con el resto de la mezcla.
Tapamos con film y dejamos curando en la nevera durante unas  10 horas.
Lavamos con agua fría para quitar toda la mezcla del curado, secamos bien con papel
absorbente y guardamos en un taper con aceite de oliva suave hasta su uso.

Cuando queramos consumirlo solamente tenemos que ir cortando finamente lonchas
con un cuchillo bien afilado e ir colocando en un plato.

Rabanitos encurtidos:

1 manojo de rabanitos230 gr de agua
240 gr de vinagre de manzana
20 gr de sal
50 gr de miel
2 dientes de ajo
2 cayenas

En un cazo llevamos a ebullición el agua, el vinagre, la sal, el ajo picado, la miel y
las cayenas.
Retiramos del fuego para que se atempere mientras lavamos los rabanitos y los cortamos en rodajas muy finas. Para estos menesteres la mandolina es un instrumento que nos quita mucho tiempo.
Añadimos los rabanitos cortados en la salmuera y dejamos que se enfríen. Llevamos al frigorífico, esperamos 3 días para que se mezclen todos los sabores y ya podemos consumirlos cuando queramos.

Crema de aguacate:

1 aguacate
Sal y pimienta
Un chorrito de zumo de lima
Un chorrito de aceite de oliva

Batimos el aguacate, el zumo, la sal y la pimienta. Vamos añadiendo a hilo el aceite mientras seguimos batiendo hasta que tenga la textura que queremos. Para mi gusto es más bien durita para que se quede en montoncitos a la hora de emplatar.

Emplatado:

Distribuir en un plato las tres elaboraciones. Las pondremos con más o menos gracia pero ya depende de vosotros. No tiene más. Que difícil, ¿no? 😉

Related Articles

Related

TOSTA DE GORGONZOLA CON PERA Y NUECES

Siguen los días de este atípico verano. En la dieta, alimentos más ligeros,  cenas sin complicaciones y mucha fruta fresca (no vale la de la piña colada). Lo que queremos es disfrutar del verano y no apetece pasar el tiempo en la cocina. Con el frio la cosa cambia....

leer más

LAMINADO DE CALABACÍN

Este plato son finas láminas de calabacín con cositas ricas como el tomate y los piñones y con otras cositas más ricas aun como son el aceite de trufa y el queso. El calabacín al estar crudo nos queda con una textura  crujiente,  por eso tenemos  que cortarlo en...

leer más

POLLO Y ROSAS

“Pollo en escabeche, gelatina y pétalos de rosa sobre taco de hoja de lechuga” Con un delicado aroma a rosas que le aporta elegancia, con este taco nos pringaremos las manos. Pero su sabor único y diferente nos transportará a un jardín. A la primavera que apenas hemos...

leer más